Las constelaciones familiares son una práctica terapéutica desarrollada por el psicoterapeuta alemán Bert Hellinger. Los principios fundamentales de las constelaciones familiares incluyen:

1. Orden del amor: El principio del orden del amor establece que en una familia, hay un orden natural que debe ser respetado. Este orden se basa en el respeto y la aceptación de los padres, los antepasados y los hermanos mayores. Cuando este orden se altera, surgen problemas.

2. Equilibrio entre dar y recibir: En una familia, debe haber un equilibrio entre dar y recibir. Cuando este equilibrio se altera, se producen desequilibrios en las relaciones.

3. Exclusión y pertenencia: Todos los miembros de una familia tienen derecho a pertenecer al grupo y ser incluidos en él. Cuando alguien es excluido o marginado, puede haber efectos negativos en el individuo y en la dinámica familiar.

4. Identificación y diferenciación: Los miembros de una familia pueden identificarse con otros miembros del grupo, lo que puede ser beneficioso o perjudicial. Es importante diferenciarse de los demás miembros de la familia y tener una identidad propia.

5. Lealtades invisibles: Las lealtades invisibles son obligaciones o lealtades que los miembros de la familia tienen con respecto a otros miembros, incluso si no son conscientes de ellas. Estas lealtades pueden afectar negativamente las relaciones y la dinámica familiar.

6. El movimiento del espíritu: El movimiento del espíritu se refiere a la fuerza que mueve a las personas y a las relaciones en una dirección determinada. En las constelaciones familiares, se busca entender y trabajar con este movimiento para lograr una mejor comprensión y resolución de los problemas familiares.

En las constelaciones familiares, se utiliza una técnica de representación visual en la que los miembros de la familia son representados por personas o elementos simbólicos en una «constelación» en el espacio. A través de esta técnica, se busca identificar y resolver patrones problemáticos en las relaciones familiares, y restaurar el equilibrio y la armonía en el sistema familiar.